Home | Posts RSS | Comments RSS | Login

Donde nos conocimos

jueves, 26 de noviembre de 2009

Amanecía aquel diecisiete del décimo mes del año. Dormía ansiosa en ese cuarto de hotel que había reservado meticulosamente unos meses atrás. Eterno recinto de un ser enamorado, probablemente encaprichado. Abrí los ojos y mis pestañas realizaron la primera danza de la jornada; reaccioné. El frío ya calaba y lo encontraba moviéndose cadenciosamente a través del camino preciso desde mis piernas hasta un punto exacto en mi cuello, ese que me hace temblar. Entonces me moví…desperté.

La lista de artilugios esperaba; el estilo hippie con mi larga falda verde -esa que resaltaba mis aparentes ojos aceitunados- una sencilla blusa blanca que pretendía protegerme de aquel clima cotidiano, aretes largos, cabello recogido y mis típicas sandalias. Todo aquello aguardando. Me miré al espejo por última vez y con la yema de los dedos acentué el matiz rojizo de mis labios, remarqué los bordes, los mojé. La incertidumbre me invadía y tú la única razón, mi razón…

Tomé las escaleras con una lenta rapidez que mis movimientos lidiaban contra la timidez que me definía. De repente y sin darme cuenta, te miré y sentí algo recorrer de punta a punta, de la cabeza a los pies y el mismo rumbo al revés. Deambulamos en tu auto, algunas cuantas calles y calzadas a pie, otros tantos jardines y fuentes de aquella bohemia ciudad. Más tarde -y aún sin saber la verdadera excusa- el embrujo de tu imagen se esfumó, para siempre y de una vez. Dos mutuas miradas indicaron el adiós y un beso cerró lo que siempre asumí existió. Bajé del carro de un paso y otros más de regreso hacia la habitación.

Esa noche, un entero desvelo anhelando otro hasta luego que nunca llegó. Después de ese plazo, nunca una despedida tan literal ocurrió, una irónica ocasión e hiriente liberación.

Donde nos conocimos dejé en estado de espera esas ganas destiladas que queman tan profundo; aquellas que la escalera cómplice de un encuentro presenció en aquel álgido otoño.

Donde nos conocimos dispuse el esfuerzo obstinado por amarte; aquel que el astro nocturno aún fielmente guarece en una tenue luz viajera y marchita.

Donde nos conocimos, definitivamente te espero…
con todo y un corazón.

GloW

5 comentarios to Donde nos conocimos:

Amorphis dijo...

Bravo Glow!, que bonitas palabras, aunque melancólicas pero llenas de sentimiento, una hermosa despedida para un próximo encuentro.

Abrazos para ti...

Anna Flota dijo...

No había entrado a este, pero está excelente, me gusta como escribes en prosa, y como describes lo que narras!!! no abandones este blog!! hay que sacarle mucho provecho!!

saludos

ANna

Lully desnuda dijo...

Tienes una forma de escribir bastante impactante y profunda. Te felicito. De otro lado, me ha quedado la nostalgia de esa despedida y esa reiterada frase de "dónde nos conocimos".

¡Te dejo mi buena vibra con mis deseos por felicidades y prosperidades infinitas en este año 2010 y en la década que ha llegado!

Lenin Grández dijo...

hola, soy leo de Perú y acabo de husmear tu blog por casualidad, es atractivo y más... espero puedas visitar el mio, asolasletras.blogspot.com
espero tu comentario, aunque no tengo mucho tiempo con esta cuenta
chau-

A.Aguirre dijo...

holaa, gracias por mirar mi blog, saludoss!!